Blog de tejido - CrochetingBox Tu tienda de tejidos en la web

Vaya al Contenido

Cómo lavar prendas tejidas al crochet .

CrochetingBox Tu tienda de tejidos en la web
18 Diciembre 2015
Para lavar los tejidos al crochet es preferible hacerlo siempre a mano mejor que a máquina.
El continuo roce de la ropa en la lavadora deteriora el hilo mucho antes que si el lavado lo hacemos de forma tradicional.
Para ello usaremos agua tibia.
El agua demasiado caliente puede deformar el tejido.
Lo idóneo es utilizar un detergente suave.
Servirá cualquiera de los que existen en el mercado y que están indicados para lana y prendas delicadas.
Mezclaremos el detergente con el agua antes de introducir la ropa y no después.
Lavaremos la prenda con cuidado, sin retorcer el tejido ni apretarlo.
Finalmente la aclararemos muy bien con agua abundante, también tibia.
Una vez lavada, dejaremos que pierda el exceso de agua. Para ello lo mejor es extender nuestra obra de tejido al crochet de forma horizontal.
Según la prenda de que se trate, la podremos secar entre dos toallas, que atraparán el exceso de humedad de nuestro tejido.
Si colgamos una pieza de crochet demasiado mojada, se deformará por el peso del agua.
Cuando queramos lavar un encaje que acabamos de terminar de hacer, seguiremos las mismas pautas de lavado y lo dejaremos secar entre toallas.
Para terminar de secar y evitar que pierda su forma y el dibujo, terminaremos el secado extendiéndolo con cuidado y sujetándolo con alfileres.
El proceso de secado se hará siempre a la sombra, para evitar que el sol amarillee o altere el color de nuestras prendas.
Si a pesar del posible deterioro deseamos lavar los tejidos al crochet a máquina, primero habremos comprobado que el material original, permitía este tipo de limpieza y en que condiciones. El ovillo nos da estos datos. Si tenemos dudas, primero lavaremos la pieza que hicimos de muestra.
Utilizaremos durante el lavado una bolsa o red para lavadora. Es necesario que quede bien cerrada, ya que si la bolsa no cierra bien, nuestro tejido se saldrá en el proceso de centrifugado.
También es importante que la bolsa se ajuste al tamaño de lo que queremos lavar. Si la bolsa es demasiado grande, será igual que no utilizarla. Si se nos presenta este caso, deberemos ajustar el cierre de forma que se adapte al volumen de la prenda que contiene. Si no el tejido puede deformarse.
Cuando este terminado el proceso de lavado, algunas piezas se pueden almidonar.


Regreso al contenido